KoolHub utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario en la misma web. Política de cookies. Al continuar navegando por el Sitio Web estás entendiendo y aceptando su uso.

Metodología Lean aplicada a ecommerce o cómo montar tu proyecto online sin arruinarte por el camino.

Hasta hace unos años la filosofía de negocios que dominaba era la de crear el mejor producto posible con las máximas características posibles y “cruzar los dedos” al lanzarlo. El desarrollo de un producto podía tardar meses, incluso años en perfeccionarse antes de salir al mercado. Ahora bien, si el producto era innovador, pero no resolvía una necesidad específica del mercado, entonces el tiempo, el esfuerzo y el dinero invertidos en dicho producto se iban prácticamente a la basura. Aplicar esta metodología a un negocio ecommerce, con todas las variables de información y data que pueden llegar a cruzarse, es poco recomendable. Sobre todo, si empezamos sin conocimiento del medio. 

El canal online es una disciplina que se nutre de todo tipo de datos e información técnica, sumados a diferentes procesos, que lo convierte en una zona “peligrosa” para los modelos de negocio poco elásticos. 

La metodología Lean intenta reducir la incertidumbre mediante la creación de un prototipo funcional que, a través del prueba error y de la respuesta del mercado, mejora progresivamente en las especificaciones y procesos de dicho producto. Esta metodología cuyo lema es “fracasa rápido, fracasa barato” está orientada a encontrar el camino adecuado actuando de forma rápida y constante, para saber qué estrategias nos funcionan e invertir más presupuesto en ellas. Por lo que, no sólo ahorraremos tiempo, sino que además la inversión inicial del producto será mucho más baja. Eso sí, se requieren procesos más flexibles y de adaptación más ágil.

 

 

No obstante, me gustaría dejar claro que el hecho de invertir al mínimo no significa que sea gratuito. Todo requiere de una inversión y es lo que debe valorarse en función del resultado esperado. Qué preferimos ¿Nuestro tiempo? ¿Nuestro dinero? Claramente nuestra expectativa sobre el resultado será lo que esclarecerá la respuesta. Invertir poco no significa hacerlo sin conocimiento o experiencia, existen herramientas que ayudan a la generación de tiendas en línea de manera automática y que incluso permiten el desarrollo de las pruebas A/B. Sin embargo, siempre es bueno estar bien asesorado con los expertos. Invertir en empresas especializadas tiene el beneficio del crecimiento a largo plazo.

Bien, retomando el artículo anterior «Ecommerce, una estrategia complementaria al negocio a pie de calle» y habiendo asentado unas bases sobre las que evaluar tu proyecto online, me gustaría listar lo que para mi son, sin duda, los 10 puntos a tener en cuenta y validar antes de lanzarnos a la aventura de vender online:

 

1. Tener un buen diseño, cualquiera no es profesional.

Sin duda algo fundamental por varios motivos: personalización y reconocimiento de marca y formato de venta, la comida entra por los ojos, no critico a plantillas y diseños que existen en internet pero nada que ver cuando se trata de una tienda online a la que se ha puesto cariño… He leído artículos de “expertos” que dicen que no es tan importante el diseño como el tráfico, que invertir en el tráfico es más importante, etc. Bueno, podríamos estar largo y tendido discutiendo sobre que fue primero si el huevo o la gallina pero creo que es indiscutible que ante algo bonito, bien planteado y cuidado con mimo pocos podemos negarnos al menos a confiar en que lo que hace esa marca debe ser bueno.

 

2. Invertir en una buena ficha de producto

Directamente relacionado con el punto anterior, una buena fotografía, un buen texto incluso complementarlo con un vídeo, cambia todo. Sea nuestro producto barato o caro, tenemos que tener en cuenta que el usuario que está viendo nuestra tienda no tiene la posibilidad de tocarlo y probarlo por lo que debemos ayudar a que visualice de la mejor forma posible cómo es lo que le estoy vendiendo, cómo quedaría en mi casa, despachos, etc. 

Es aconsejable mostrar los productos en el contexto de uso, en lugar de solo con un simple fondo blanco. En cuanto a las descripciones, que sean técnicas está bien pero no hay que olvidar el punto aspiracional. 

En definitiva, la ficha de producto debe darnos motivos para comprar.

 

3. Una buena gestión de la información de nuestro carrito

Presentarle los productos durante la compra, darle opciones de modificación en el carrito, complicarle la vida lo mínimo al usuario cuando está a punto de cerrar la compra, no obligar a registrarse, memorizar los datos de los que ya son clientes. Son muchos los puntos a tener en cuenta del proceso más importante y posiblemente menos estético de toda la compra.

 
 
 

4. Generar contenido interesante y posicionable

Alimenta a tu tienda con contenido fresco y de calidad cada día, mediante un blog o un magazine online. Trabaja los textos de tu tienda de forma que no dejen escapar a los usuarios que visitan tu tienda, aporta consejos interesantes, motiva a tus clientes a participar de opiniones, etc. En definitiva, establece una estrategia SEO interesante y realista para el crecimiento de tu tienda.

 

5. Creer que estar es igual a vender es un error

“¡Ya está! Ya la tenemos, ahora esperar que entren ventas.” Esto es lo que piensan muchas personas cuando tienen lista su tienda online. Nada más lejos de la realidad, es ese momento en el que la maquinaria se tiene que poner a trabajar en serio: campañas SEM, Social Ads, SEO, etc. Todo para captar usuarios, generar ventas, leads y todos aquellos objetivos que se planteen en tu proyecto.

Otro camino es la generación de contenidos fuera de tu tienda, por ejemplo en las redes sociales. Estas sirven para captar clientes y atraerlos a tu tienda. Es más, puedes poner las redes sociales a trabajar aún antes de presentar el e-commerce. De esta forma construyes una pequeña audiencia interesada y dispuesta a comprar desde el día uno. Aun cuando la página está en construcción puedes tener un formulario captando emails para crear una lista de pre-lanzamiento.

 

6. Analizar lo que pasa en tu tienda

Una tienda online bien posicionada y el análisis de datos cualitativos y cuantitativos, son sin duda, la base de un buen desarrollo de proyecto online. Tu tienda será un ente vivo que irá evolucionando en función de variables como: necesidades comerciales, variables SEO, modas, usabilidad, campañas transaccionales, etc.

Todo proceso de gestión de información debe ser analizado para conocer cuál es el comportamiento de los usuarios, cuántos usuarios somos capaces de captar, cautivar durante cuanto tiempo y cuántos de ellos se transforman en clientes. 

Por último tenemos las opiniones, un aspecto interesante a analizar que, no sólo ayudan a posicionar nuestra tienda y productos en la red, si no que también nos ayudarán a ver qué productos funcionan mejor. En todos los productos debes permitir que el usuario opine e incluso premiar los buenos comentarios. La brújula online para las compras son los testimonios de otros clientes y las evaluaciones de los mismos.

 
 

7. La newsletter como vía de comunicación directa a tu BBDD.

La explotación de la BBDD mediante comunicaciones directas y de muy bajo coste, es sin duda una de las estrategias más recomendadas para la consecución de compras y fidelización de usuarios. Siempre cumpliendo la normativa marcada por la LOPD en la gestión de datos de nuestros usuarios.

 

 

8. La localización de contenidos, piensa de verdad en qué idioma vendes.

No se trata de traducir, sino de localizar los contenidos para que el usuario se sienta suyo el proyecto. Un idioma tan cercano como es el castellano tiene todas sus variantes alrededor del mundo. Variantes con sus propios términos, jergas y expresiones que harán que un usuario se sienta más cómodo y entienda mejor en nuestra tienda. Igual sucede con el inglés por ejemplo.

Es más, usar el traductor automático de Google, a nuestro primo que sabe hablar inglés, etc. No lleva a nada. Quedaremos poco profesionales delante del cliente. Por tanto, cuando empieces con tu proyecto, empieza en el idioma que domines y seas capaz de dar la atención al cliente correcta.

 

9. ¿Logística descontrolada? No, gracias.

Una parte fundamental de la venta es la entrega del producto. Cómo llega, en cuanto tiempo ¿puedo devolverlo? ¿En qué plazos? Esta parte se nos olvida muy rápidamente al montar proyectos de venta online y es uno de los puntos clave para el éxito de cualquier negocio ecommerce. 

Encontrar un buen proveedor es importante y para ello hay algunos aspectos básicos como: el seguimiento del pedido, la velocidad de entrega y la manipulación del paquete. Dependiendo de lo que estemos vendiendo, ahorrar 10 céntimos por pedido si la entrega es mala no compensará nunca.

 

10. Seguridad y pasarela de pago.

La pasarela de pago y la seguridad en nuestro proyecto son fundamentales para la tranquilidad de los usuarios y la nuestra. Los protocolos de seguridad nos garantizan transacciones en las que no hay que temer el robo de información por parte de terceros. Por otro lado, una buena pasarela de pago, que nos permita el control de las transacciones en nuestra propia tienda, es fundamental para conocer al detalle todo el flujo de compra y así poder obtener información fidedigna de todo el proceso. 

Las posibilidades que hoy nos brindan algunas pasarelas, fuera de paypal o stripe, son enormes. Encontramos además algunas que nos permiten financiar la compra de nuestros clientes, facilitando así un carrito más elevado, garantizando el cobro directo de toda la compra y gestionando ellos las cuotas.

Bizum es otra forma de transaccionar que es muy interesante, por ejemplo, para negocios on/off si sabemos utilizarlo bien, es posible que nuestras ventas mejoren exponencialmente y tengamos clientes y usuarios en nuestro negocio.

 
 
 

En resumen, si queremos ir validando nuestro modelo de negocio sin dejarnos los ahorros es mejor empezar poco a poco, pero empezar gestionando correctamente estos 10 aspectos que ayudarán a tener un control de la evolución de nuestro proyecto. Y si lo que queremos es saber si nuestro producto o servicio es atractivo, la mejor forma y más económica antes de saltar a montar una tienda es claramente Whatsapp combinado con Bizum y voilà, ya tenemos nuestra tienda online con servicio de atención al cliente incluido.

Teniendo claro que para empezar a vender online no hace falta una inversión millonaria, y que podemos testar nuestro modelo antes de poner toda la carne en el asador, en el próximo artículo relacionado con ecommerce, hablaremos de la generación de ventas y cómo debemos estructurar el embudo de conversión de nuestro proyecto online para generar los ingresos que nos permitan seguir adelante. Embudo que, en muchos casos, empieza en el punto de venta y acaba en nuestra casa.

 

Kool es la comunidad que reúne a marcas, empresas y los mejores profesionales del retail para impulsar conexiones, crear colaboraciones y generar oportunidades comerciales.
Artículos relacionados

Ecommerce, una estrategia complementaria al negocio a pie de calle.

Hoy en día existen todo tipo de especulaciones sobre el futuro de los negocios en Internet, pero si hay algo que es seguro y más con los últimos acontecimientos, es que quien se queda fuera pierde oportunidades. Es cierto que en Internet, las pequeñas empresas pueden competir con grandes corporaciones e incluso resultar ganadoras. Son ya muchos los casos...

Conoce a los miembros de Kool: beonshop

Beonshop es uno de los miembros tecnológicos de nuestro hub, un SaaS unido al servicio de agencia que tiene como objetivo ayudar a empresas y emprendedores a gestionar sus proyectos online. Su sistema permite crear un ecommerce de forma fácil, rápida, segura y 100% escalable.

¿Quieres formar parte de Kool?